Los tapujos de David Ricardo

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Crítica El economista consideró la liberalización del comercio internacional ventajosa para todos y la erigió en ley universal, pero sus cifras son falsas

    Taller textil inglés en el siglo XVIII.  FOTO:  grabado de William Hogarth

    Todo economista se encuentra en algún momento de su formación con la teoría de las ventajas comparativas. Desarrollada por David Ricardo, está expuesta en su libro Principios de la economía política y tributación (1817) y postula, según su célebre ejemplo, que pese a que Portugal produce con más eficacia que Inglaterra paño y vino, como la diferencia de productividad del trabajo es mayor para el producto derivado de la uva, Portugal debe especializarse en la producción de vino e Inglaterra en la de paño. Ambos países se beneficiarán de ello, lo que constituye la virtud del libre comercio: todos ganan. 

    Eso es lo que pretende demostrar Ricardo en el capítulo 7 de su libro, titulado “Del comercio exterior”. El economista no...

    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.