Vivienda: señales de alarma