José Manuel Gómez de Miguel

  • Exjefe de la División de Regulación Bancaria del Banco de España (1996-2012)
  • Publicaciones del autor

    La crisis financiera originó iniciativas regulatorias globales para evitar nuevos desmanes, pero el 'lobby' bancario aún dispone de un marco en el que el interés público queda en segundo plano.

    Desde que a las 23.45 horas del 3 de septiembre Caixabank y Bankia dieron a conocer la existencia de conversaciones entre sus consejos de administración para “analizar la fusión entre ambas entidades”, los mercados la dieron por hecha. Y ello pese a que el accionista mayoritario de Bankia, el FROB, indicase en un comunicado inmediato que se había enterado de la operación por la página web de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y que solo la analizaría si esta “culminara en el planteamiento a la Junta de Accionistas de una propuesta de fusión”.

    Los planes para privatizar el banco son inviables, pero podría convertirse en una entidad muy profesional con servicios básicos en todo el territorio.

    Los primeros datos apuntan a una caída significativa de la demanda y de los precios tanto en la compraventa como en el alquiler.

    Al menos en la Comunidad de Madrid, el primer día que nuestra vida se vio realmente alterada por la covid-19 fue el 11 de marzo de 2020, cuando cerraron las guarderías, los colegios y las universidades. En ese momento, los infectados por el virus en todo el Estado eran 2.128 y los muertos, 47. Ese mismo día la Organización Mundial de la Salud declaró la existencia de una pandemia. Había pasado una semana del primer muerto en España.

    Nuestra cultura ha sido arrasada por los bárbaros. Solo un nuevo instrumento sanitario de cooperación universal será capaz de devolver la confianza a la población y permitir una completa recuperación económica.

    Cláusulas polémicas: Sea o no abusivo, el actual índice de Referencia de los Préstamos Hipotecarios es muy distinto al original.

    Los bancos españoles ocupan los últimos puestos de Europa en niveles de capital. Los requerimientos de los reguladores al respecto son poco exigentes.

    Debemos replantearnos la privatización de Bankia, pues una entidad competitiva, sólida y responsable bajo control público sería más rentable económica y socialmente.

    La subida de los precios en el mercado inmobiliario es cada vez más preocupante.