Volantazo por la salud y el clima

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • 23 Noviembre, 2018

    Movilidad: La meta está clara, reducir el número de coches y que sean eléctricos, pero en el camino hacia ella sigue abierta la ‘guerra’ del diésel.

    ¿Quién tiene prioridad? ¿Los propietarios de coches viejos, que contaminan más, o la salud pública? El supuesto dilema recorre Europa, enfrentada a la urgencia de mejorar la calidad del aire y de combatir el calentamiento global del planeta. En 2017, los jueces de las ciudades de Stuttgart y Düsseldorf priorizaron la salud. En febrero pasado, el más alto tribunal contencioso-administrativo de Alemania, con sede en Leipzig, confirmó el veredicto y dejó claro que, sin leyes nacionales de por medio, las ciudades alemanas pueden restringir el acceso de coches propulsados con un motor diésel matriculado antes de 2015, que son los que no cumplen la última normativa europea anticontaminación Euro 6. Ha sido una decisión de impacto: afecta a casi 12 millones de vehículos en el primer productor de coches de Europa y...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario