Italia: el sabor amargo de la esperada Fase 2

  • 27 Abril, 2020
    El presidente Conte anuncia las medidas de la llamada Fase 2
    Governo italiano

    Desde Italia

    Uno de cada tres italianos estaba el domingo delante de la televisión con la esperanza de encontrar soluciones. La cita con Conte era a las 20.20 (quizás para quitarle hierro a este año 2020) del día posterior a la fiesta italiana más extraña de los últimos 75 años (el 25 de abril se celebra la Liberación en la Segunda Guerra Mundial). Pero lo que escucharon ha dejado más preguntas que respuestas a una economía que necesita claridad. 

    El inicio de la Fase 2 se parece mucho a la Fase 1 y ya hay quien la ha definido Fase 1.1. El día 4 de mayo podrán abrir ya todas las fábricas siguiendo estrictas normas de seguridad (mascarillas y guantes) y garantizando la  distancia de un metro entre trabajadores. Cada ciudadano deberá controlar su temperatura corporal y todo aquel que tenga 37,5º o más deberá quedarse en casa y llamar a su médico.

    Pero ¿qué será del resto de las actividades que mueven la economía italiana? La Fase 2 consta de varias etapas y las tiendas y pequeñas actividades comerciales tendrán que esperar al próximo 18 de mayo, fecha en la que también se podrá empezar a practicar deportes colectivos, visitar museos y otras actividades lúdicas, siempre y cuando se mantengan las distancias.

    Desde el 4 de mayo, eso sí, se podrá volver a practicar deporte en las calles y parques (hasta ahora solo se permitía en casos contados) y también se podrá visitar a familiares y amigos mientras sea dentro de la propia región y se mantenga también la distancia social de un metro. 

    Los restaurantes tendrán que esperar al 1 de junio para poder abrir sus puertas. Entre tanto, a partir del 4 de mayo podrán recibir pedidos para ser recogidos por el cliente (que deberá consumirlos en su casa o el trabajo) y seguirán pudiendo realizar entregas a domicilio como hacen ahora.

    Algunos bares ya se han reinventado y mientras esperan poder acoger de nuevo a sus clientes realizan servicio a domicilio de cócteles y cualquier cosa que puedan entregar en casa. El Wooden bar por ejemplo, promociona en su página web una serie de bebidas que envía al vacío (incluido el hielo) y una vez recibidas uno sólo tiene que mezclarlas en un vaso.

    Los mayores perdedores son en estos momentos los peluqueros y centros estéticos que seguirán cerrados hasta el 1 de junio. "No doy crédito a lo que ha decidido el gobierno. ¿De verdad se cree que con estas medidas no está sólo fomentando el trabajo en negro?" se queja Matteo, propietario de una peluquería que emplea a 4 personas. "El nuevo decreto da la posibilidad a la gente de visitar a amigos y parientes. ¿Te crees que muchos peluqueros no van a aprovechar para ir a casa de sus clientes 'de visita' y en realidad hacer allí su trabajo?". 

    Los otros perdedores, aunque solo en el campo emotivo, son los novios, que podrán verse, sí, pero manteniendo la distancia de un metro.

    Conte habló claro. "Ahora empieza para todos la fase de convivencia con el virus y tenemos que ser conscientes de que en esta nueva etapa, la Fase 2, la curva de contagios podrá volver a subir en algunas partes del país". Por lo tanto, todo cambio se controlará y nadie asegura que no sea necesaria una vuelta atrás. 

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario