La hora de la banca pública

  • Por (Director fundador y editorialista de Alternativas Económicas)
    27 Marzo, 2020

    Las instituciones financieras del Estado van a ser clave a la hora de implementar las políticas de avales aprobadas por los Gobiernos para que fluya el crédito a las empresas.

    Los Gobiernos europeos están concentrando todos sus esfuerzos en detener la epidemia del coronavirus. A falta de test que pudieran aislar a los afectados, Europa y, más tarde, Estados Unidos han optado por el confinamiento para minimizar el contacto entre personas, lo que ha conducido a un drástico parón de la economía. La consecuencia inmediata ha sido una profunda crisis económica con importantes perjuicios para las empresas y los empleos. Aunque, a diferencia de 2008, esta vez los orígenes del desastre no están en las finanzas, las autoridades están muy atentas al impacto de la crisis en el sistema bancario. En esta ocasión la banca pública está adquiriendo una gran relevancia para afrontar la crisis y reactivar la economía.

    José Luis Peydró, profesor de Economía de la Universitat Pompeu Fabra, ha destacado la importancia de la banca pública en esta crisis. En el blog Nada es gratis, ha escrito: "los bancos públicos tienen una labor ahora importante (un rol contracíclico) vía prestando directamente a empresas, o dando garantías/avales públicos que también podría dar directamente el Estado". En su opinión, la banca pública debería complementar los préstamos de los bancos privados con garantías públicas y si tiene experiencia, prestar directamente a las empresas como es el caso del Instituto de Crédito Oficial (ICO), el Institut Català de Finances (ICF) y el Institut Valencià de Finances (IVF).

    El papel de Bankia

    En las respuestas al parón económico, las instituciones financieras públicas están desempeñando un papel clave para implementar las políticas de avales acordadas por los Gobiernos en Alemania, Francia e Italia. El Gobierno de Berlín ha organizado su política de avales por 550.000 millones de euros a través del poderoso banco público Kfw, fundado tras la Segunda Guerra Mundial en 1948, para ejecutar el Plan Marshall. El Kfw cuenta con unos activos de 485.000 millones de euros frente a los 36.000 millones del ICO. En España el Gobierno podría contar también con Bankia, cuyo capital pertenece en un 62% al Estado y cuenta con unos activos de más de 200.000 millones de euros.

    Dada la profundidad de la crisis, destacados economistas coinciden en señalar la necesidad de preservar a la banca de la debacle económica. "Hay que evitar que esta crisis económica pueda convertirse en una crisis bancaria que sería mucho más duradera", advierte José García Montalvo, profesor de Economía Aplicada de la Universitat Pompeu Fabra. Para Antoni Garrido, catedrático de Economía Aplicada de la Universitat de Barcelona, "es importante que se establezcan rápidamente avales para los créditos porque si se prolonga el deterioro de la economía, los bancos sufrirán mucho".

    El Gobierno español aprobó inicialmente una línea de avales públicos de hasta 100.000 millones de euros para garantizar los créditos que concedan las entidades financieras privadas. La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño, ha anunciado que en el caso de las pequeñas y medianas empresas y los autónomos, los avales públicos garantizarán el 80% de los préstamos, como había pedido la banca. En el caso de las grandes empresas la cobertura será de hasta el 70% y en las renovaciones de créditos, del 60%. Esta política de avales se ha visto fuertemente reforzada tras la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de conceder liquidez a Estados y empresas por una cuantía de 750.000 millones, que sumados a los acuerdos anteriores elevan la liquidez total disponible a un billón de euros.

    La crisis ha golpeado ya seriamente a la banca privada en la Bolsa. Entre el 24 de febrero y el 24 de marzo los bancos españoles han sufrido graves pérdidas en sus cotizaciones, que oscilan entre el 30% y el 40%. Esto ha supuesto una significativa desvalorización hasta el punto de que su valor de mercado ha caído por debajo del 40% de su valor en libros.

     

    En cifras

    750.000: Millones de euros concedidos por el BCE a Estados y empresas

    100.000: Millones del Gobierno español en avales públicos para garantizar los créditos que concedan los bancos privados

    40%: Ha caído la cotización de los bancos en la Bolsa

     

    Ante la situación excepcional que vivimos, hemos decidido dejar abierto para todo el mundo este número de Alternativas Económicas. Puedes descargarte la revista aquí:

    Baja resolución. Peso 8 MB. (opción recomendada para dispositivos móviles).
    Si dispones de ordenador y prefieres descargar la revista en alta resolución (peso 69 MB.), lo puedes hacer desde aquí.
    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario