Un permiso para madres y padres igual, intransferible e inservible

  • 15 Diciembre, 2020
    Flickr
    Lloyd Morgan

    La Plataforma por los Permisos Iguales e Intransferibles por Nacimiento y Adopción (PPIINA) ha lanzado un comunicado, apoyado por 85 organizaciones, en el que pide al Gobierno "que elimine las trampas en la reforma de los permisos antes del 1 de enero de 2021".

    Ese día entra en vigor el permiso de los padres de 16 semanas, como el de las madres, "con lo que los permisos serán iguales, intransferibles y pagados al 100%, tal como proponía la PPIINA", explican en el comunicado. "Pero la letra pequeña de esta reforma podría suponer que se pierda una oportunidad histórica para la igualdad. Entre otras, en el decreto ley que los regula (6/2019) se han introducido dos trampas graves: la simultaneidad forzosa de las seis primeras semanas y la pérdida del derecho a tomarse todo el permiso a tiempo completo mediante simple comunicación a la empresa".

    La idea de que los permisos sean iguales e intransferibles es que al fin y al cabo los hombres estén obligados a responsabilizarse de las criaturas tanto como las madres. Con la ley tal y como está redactada, si la madre está en casa durante el período de baja, un hombre irresponsable —que los hay, y muchos— podría decidir irse a jugar partidas de cartas con los amigos. O "ir a comprar" varias horas seguidas.  O ir a hacer lobby con otros hombres en grupos de negocios (los hombres que se sonrojen al leer estas líneas, por favor hagan algo más que sonrojarse, ocúpense). 

    Si ellos estuvieran obligados a estar solos con las criaturas porque la madre está trabajando sería más difícil evadir la responsabilidad, aunque algunos muchos pelotudos las llevarían corriendo a sus propias madres para no ocuparse (otra vez, usted, lector masculino, si se sonroja, hágase cargo). 

    La situación de los hombres-padres es básicamente fácil y cómoda tal y como está ahora mismo. Si la ley no pone las cosas en su sitio, claramente nada cambiará. Ellos no van a perder privilegios porque sí, sino porque están obligados a hacerlo.

    Otra de las razones que aducen desde la PPIINA es que la ley actual acorta el tiempo total posible de cuidado del bebé por ambos progenitores/as al tener que coincidir ambos en las seis primeras semanas.

    "85 organizaciones han firmado hasta ahora la petición al Gobierno promovida por la PPIINA, que ha sido entregada por registro oficial tras no haber conseguido audiencia con los altos cargos políticos de ningún ministerio", agregan desde la organización. "Hemos lanzado esta última llamada después de no haber obtenido respuesta a ninguno de nuestros requerimientos desde la promulgación del decreto ley en marzo de 2019".

    Ojalá haya suerte. De otra manera, tanto esfuerzo habrá sido casi en vano. Y este gobierno, que se llama a sí mismo progresista, habrá pasado a la historia sin pena ni gloria.

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario