Espacio de trabajo

  • A la red internacional de 7.000 emprendedores se suma Barcelona, una vez Coperfield gana la licencia para desarrollar un entorno de innovación social.

    El alquiler del espacio de trabajo solía ser a veces un obstáculo insalvable para los nuevos profesionales, por el precio y por el compromiso de permanencia. La explosión del coworking —espacios compartidos de trabajo, con servicios comunes— ha supuesto una gran ayuda para nuevos proyectos. No solo por el precio mucho más ajustado —que también—, sino por la flexibilidad —el compromiso es mes a mes, o incluso día a día— y, sobre todo, el gran potencial para la creación de amplias redes profesionales.