Segunda mano

  • No es necesario comprar bicicletas para poder disfrutarlas. Ni siquiera de segunda mano. Algunas empresas de inserción social y asociaciones entusiastas ayudan a reconstruir bicicletas en mal estado y a reciclarlas para que puedan volver a ser utilizadas, a menudo gratis o a un precio simbólico. Incluso organizan cursos  en los que enseñan a construir una bicicleta desde cero, aunque ello ya requiere algo de tiempo y de habilidad.