transporte en común

  • Del tradicional autoestop a una comunidad de ciudadanos organizados que comparten vehículos —coches, caravanas, bicicletas, motos, trenes— para socializar y ahorrar costes. La colaboración va del barrio al mapa internacional.

    Junto al alojamiento informal en casa de otra persona, cambiar la relación con los vehículos que nos llevan de un lado para otro es uno de los caminos más anchos por los que ha empezado a circular la economía colaborativa, no siempre sin polémica.