Kerviel: ¿lección aprendida?