Los acreedores se reparten Abengoa