Reino Unido, decadencia en el horizonte