Un pilar de protección social más débil