Democracia... ¿fin de un ciclo?