Sufragistas, la lucha continúa