El Este reta los valores de la UE