Eroski trata de aguantar el envite de la competencia