La austeridad amplía las grietas de la UE