La Europa hacia atrás

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • 30 Enero, 2016

    Sin tiempo: La incapacidad para dar una respuesta coordinada al drama de los refugiados amenaza la libre circulación de personas y el propio futuro de la UE.

    La Unión Europea cada vez se parece  más a un club de amigos que no se soportan ni se fían, pero que aun así permanecen juntos para protegerse de sí mismos (caben peleas, pero no se pasa a la sangre de las guerras pasadas) y de los demás (estarían peor vagando en solitario por un mundo globalizado lleno de peligros como el terrorismo, el cambio climático o el dominio de los mercados). El miedo se ha demostrado un gran pegamento en la historia, pero ¿puede servir de base a una identidad común europea o al sacrificio de la soberanía nacional y de solidaridad por el bien de todos?  

    La desintegración de la UE, tan acostumbrada a bregar con toda clase de crisis, ha entrado de pronto en la agenda. No estamos ante alarmas de economistas anglosajones que puedan minusvalorar el valor del proyecto político del Viejo...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario