La peor gestión pública de una privatización