La peor gestión pública de una privatización

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • 1 Julio, 2013

    ¿Incompetencia o escándalo? La venta de ATLL a Acciona por la Generalitat se tambalea en un proceso judicializado al máximo y lleno de interrogantes

    EL RÍO LLOBREGAT. El agua que llega a los hogares de cinco millones de personas en Cataluña es captada y vendida al concesionario en baja por ATLL. FOTO: EDU BAYER

    Ni el ganador (Acciona), ni el perdedor (Agbar), ni el vendedor (la Generalitat). Nadie está contento  con el resultado de la mayor privatización realizada en Cataluña: la de los 1.000 millones o de Aigües Ter-Llobregat (ATLL), que abastece en alta —es decir, desde los ríos Ter y Llobregat y las desalinizadoras hasta  los depósitos municipales— a cinco millones de personas de la región metropolitana de Barcelona y otras nueve comarcas  de la comunidad. En juego no solo está la gestión del negocio de un recurso básico, sino las  exiguas arcas públicas catalanas, pendientes de la respiración asistida financiera del Estado, por no hablar de...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario