Mondragón, la hora decisiva

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • En transformación. La corporación cooperativa vasca vive el momento más crítico de su historia. Las decisiones que se tomen en las próximas semanas serán clave para su futuro.  

    La noticia cayó como una bomba en los valles industriales del País Vasco: incapaz de hacer frente a la crisis, el fabricante de electrodomésticos Fagor anunciaba el último día de octubre su decisión de presentar un preconcurso de acreedores, paso previo a declararse en quiebra. Los problemas financieros y la drástica caída del consumo en sus principales mercados, entre ellos España, daban al traste con la empresa y dejaban en la calle a casi 2.000 trabajadores.

    El hundimiento de Fagor Electrodomésticos ha asestado un duro golpe a la imagen de la Corporación Mondragón, símbolo del poderío industrial del País Vasco y del modelo cooperativo de producción. Mondragón, que seis meses antes había inyectado 70 millones de euros en un intento de salvar a su cooperativa más antigua y buque...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario