Una excepción democrática y participativa

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • COOPERATIVA

    El éxito de Mondragón se fundamenta en la implicación de los trabajadores en la toma de decisiones dentro de la empresa.

    La tristeza se tornó momentáneamente en alegría el pasado 22 de diciembre en San Andrés, un barrio de gente trabajadora de Arrasate-Mondragón. La administración de lotería de la avenida de Álava había repartido entre los vecinos 180 millones de euros del Gordo de Navidad, correspondiente al número 62.246. Cosas de la vida, entre los premiados había varios trabajadores afectados por la suspensión de pagos de Fagor, una cooperativa nacida precisamente en el barrio hace casi 60 años y que fue el embrión de la Corporación Mondragón. 

    La de Mondragón es una historia atípica en el panorama empresarial español. Sus orígenes se remontan al año 1956, en el ecuador de la dictadura franquista, cuando España comenzaba a transitar de la autarquía al desarrollismo. El impulsor del proyecto fue el cura José María Arizmendiarreta,...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario