7. Muebles reciclados

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Febrero 2016

    No hace falta, y es contraproducente, tirar todo lo viejo para comprar muebles nuevos. Los muebles viejos, incluso los de melamina que no tienen el valor de una antigüedad, pueden restaurarse para quedar como nuevos, con aires creativos y eclécticos. Incluso cuando no se es manitas, merece la pena pagar por el trabajo a gente que se dedica a ello. El precio final no siempre es más caro que comprar algo nuevo.

    No hace falta cambiar los muebles y tirar todo lo que ya había. Las casas más bonitas no son las más nuevas, sino las que se han construido con dedicación. No son las que tienen el último grito de melamina, sino las que juegan con historias antiguas (incluso las de melamina de los años setenta), las que marcan la identidad de una vida que crece en conocimientos gracias a la que pasó. Reciclar muebles viejos, que no necesariamente antiguos (que son caros), puede ahorrar no sólo basura al medio ambiente, sino también un dinero a quienes los usarán. Muchas páginas...

    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.