Invertir en cooperativas sin ser filántropo