¿Cataluña independiente? // Las raíces económicas del acelerón independentista