Sin blanca en París y Londres // Indigencia en primera persona