Apalancamiento

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Periodista)
    Julio 2013

    Supongamos que la UEFA, en un extraño sorteo, empareja al Bayern de Munich y al Alpedrete. Se trata de una eliminatoria realmente difícil para el simpático club madrileño, porque los dos partidos se juegan en Alemania, el Alpedrete tiene 14 lesionados y el árbitro, qué casualidad, es socio del Bayern. Aunque a usted le cae muy bien el Alpedrete, desconfía de sus posibilidades. Va a una casa de apuestas y mira a cuanto se paga cada resultado. Si gana el Alpedrete, obtiene 100 euros por cada euro apostado. Si gana el Bayern, obtiene 1,10 euros. Duda un rato, pero, siendo un hombre sensato, acaba poniendo un billete de diez a favor de los alemanes. Quienes, en efecto, superan la eliminatoria. Pasa usted por caja y le devuelven su billete de diez, y un euro de beneficio. Enhorabuena.

    Pero entonces se pone a pensar. ¡Era una apuesta segura! Lamenta no haber jugado más dinero. La verdad es que su cuñado Paco, director de una sucursal bancaria, no habría tenido problema en...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.