España ha ignorado sus obligaciones