Llegó la hora de la verdad para Japón