Vuelve el beneficio, pero no el crédito