Zona euro: ¡Cuidado con la deflación!