Un aviso de crisis de epilepsia cambiaría vidas