Una herida abierta en la economía