COV, mucho más que una cooperativa de viviendas al uso