COV, mucho más que una cooperativa de viviendas al uso

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • La mayoría de cooperativas de viviendas se disuelven tras la construcción. Pero la COV, en El Prat, apostó por otro modelo.

    Sala de entretenimiento de la COV de El Prat. FOTO: COV

    Antonio Pedrero Utrilla está jubilado, pero no sabe vivir de otra manera que ayudando en la Cooperativa Obrera de Viviendas (COV) de El Prat de Llobregat, en el extrarradio de Barcelona. La cooperativa ha crecido con él desde 1962, cuando tenía 14 años, trabajaba de botones y se enfilaba en las militancias del Partido Comunista. Ha visto poner la primera piedra del primer edificio y crecer, entre huertos y descampados, las 876 viviendas que hoy conforman la cooperativa.

    “La diferencia de la COV con otro tipo de cooperativas de viviendas es que la nuestra tiene el objetivo de ofrecer mejoras para los asociados y para la comunidad”, explica Pedrero, tesorero apoderado de la empresa. “Una cooperativa de viviendas tradicional es casi una cooperativa de consumo: los asociados se juntan,...

    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.