Alternativas trabajo

  • En las empresas mercantiles  manda el capital: quien aporta el dinero indica lo que se debe hacer y se lleva los beneficios. Pero existen también las empresas cooperativas, en las que el elemento central es el trabajo: todos los trabajadores socios tienen el mismo peso en las asambleas, con independencia del cargo que desempeñen y del capital aportado. Estas empresas de raíz democrática suelen resistir mejor  las crisis, y no son ninguna rareza: solo en España hay 17.000.

    Decenas de miles de empresas han cerrado con la crisis siguiendo un mismo guión, que concluye con los trabajadores en el Fogasa. A veces no hay otro remedio que ceñirse a este guión, pero en ocasiones sí hay posibilidades de una opción radicalmente distinta que raramente se pone sobre la mesa: la posibilidad de que los trabajadores se queden con la empresa. Desde 2008, al menos 75 compañías han sido recuperadas por sus trabajadores en España y reconvertidas en cooperativas.