El propósito en las ‘startups’ tiene premio