La nueva izquierda latinoamericana encara la crisis