Un caldo de cultivo para los extremos