Más derechos, mejor economía