Una crisis que pagan los contratados