Chicago,1968

  • Noviembre 2020
    Una imagen del filme

    Aaron Sorkin firma un thriller judicial con grandes interpretaciones sobre el pleito del Gobierno estadounidense contra siete activistas. 

    En agosto de 1968 ,el Partido Demócrata estadounidense celebró su Convención Nacional en Chicago en un clima de descontento ciudadano que desencadenó una espiral de violencia entre policías y activistas. El juicio de Los 7 de Chicago relata los hechos que tuvieron lugar en esa fatídica jornada y el proceso, gravemente politizado, al que se vieron sometidos los representantes de los movimientos organizadores. Eran tiempos aciagos para la nación, que recientemente había sufrido los asesinatos de Robert F. Kennedy y Martin Luther King Jr. Fue un mazazo para la democracia de la superpotencia mundial, que entonces se enfrentaba a enemigos por doquier, especialmente comunistas y detractores de la Guerra de Vietnam. Eran precisamente una guerra que desde que se inició, en 1955, había sido una masacre para los estadounidenses que hasta allí se movilizaban.

    A finales de la década de 1960 cada vez eran más los jóvenes que se organizaban en contra de un conflicto que los aniquilaba año tras año. La tensión ciudadana tuvo uno de sus picos más preocupantes en Chicago, cuando Estudiantes por una Sociedad Democrática (SDS), el Partido Internacional de la Juventud (Yippies) y el Comité del Desfile de la Paz de Vietnam de la Quinta Avenida decidieron convocar una multitudinaria manifestación al lado de la Convención Nacional Demócrata. Pese a haberles denegado el permiso, miles de activistas se concentraron en la ciudad con la intención de reivindicar pacíficamente su negativa a seguir apoyando la guerra contra los vietnamitas, pero se toparon con una fuerte presencia policial, que les prohibió el paso. El choque entre ambos grupos se tradujo en una batalla campal que causó disturbios y centenares de heridos y arrestados.

    Afilados diálogos

    El juicio de los 7 de Chicago es la segunda película de Aaron Sorkin, ganador del Oscar al mejor guion por La red social y creador de la serie El ala oeste de la Casa Blanca,que nos tiene acostumbrados a afilados y trepidantes diálogos. Para lucirlos en la pantalla cuenta con las excelentes interpretaciones de Eddie Redmayne, Sacha Baron Cohen y Jeremy Strong, entre otros, que dan vida a los protagonistas de la historia Tom Hayden, Abbie Hoffman y Jerry Rubin, respectivamente. Todos ellos fueron acusados por el Gobierno de Nixon de conspiración contra la seguridad nacional con el objetivo de dar escarmiento a los activistas y zanjar así la presión social que ejercían.

    Para ello contaban con la ayuda del fiscal Richard Schultz (Joseph Gordon-Levitt) y el juez Julius Hoffman (Frank Langella), aquejado de parcialidad a favor del Gobierno en uno de los juicios más célebres de Estados Unidos, no solo por la inverosimilitud de sus cargos, sino también por el tedioso desarrollo que tuvo lugar durante meses de debate ante la corte.

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario