La filantropía está de moda... ¿Sirve?