La batalla por la hegemonía eléctrica