‘Los miserables’, ira y desazón en los suburbios