No era economía, sino fanatismo