Macron reparte mal los esfuerzos