Un agujero en el Estado de derecho