Ecologismo

  • En 2015 se vendieron en España 2.839 coches eléctricos e híbridos. Es una porción minúscula del parque automovilístico español. No se puede equiparar coche eléctrico a coche ecológico, pues otros factores influyen en que no contamine tan poco como se pretende. Pero está claro que la sencillez de su motor, su innecesario mantenimiento, su conducción menos agresiva lo impulsarán. Hoy aún es cosa de ricos.

    Las prendas con que nos cubrimos la piel, los zapatos que calzamos, los bolsos donde guardamos las llaves y hasta los pendientes con que nos ataviamos caben en el cambio de chip a una mentalidad ecológica.

    Etiquetas ecológicas, lemas publicitarios  tipo “producto amigable con el medio ambiente”, empaquetado sostenible... son prácticas que generan una confianza creciente entre la población responsable, pero que no pueden ser contrastadas en una tienda, billetero en mano. Se expande el greenwashing o (...)

    Para practicar la mentalidad ecológica, la moda propone vestirse con prendas bonitas que además no dañen el medio ambiente. Es difícil distinguir el grano de la paja. Aquí van algunas ideas para adentrarse en el mundo de la ropa sostenible, que se contrapone a la ‘fast fashion’ y cuyos criterios de definición 
    (y certificación) son heterogéneos

    Cremas, jabones, champús, perfumes, maquillajes, pintalabios..., cuidar la piel no sólo consiste en escuchar promesas casi milagrosas sobre sus efectos, sino en comprender de qué sustancias están fabricados los potingues que usamos. El sentido ecológico también llega a los cinturones, los bolsos, las joyas y las fundas para tabletas y otros cachivaches tecnológicos.

    La economía colaborativa es una realidad explosiva con un peso creciente en nuestras vidas. El fundamento está en compartir. La idea de que es mejor compartir que poseer está ganando adeptos a un ritmo exponencial. La pérdida de poder adquisitivo que ha provocado la crisis (...)

    Que una fruta sea sabrosa no siempre es garantía de que se ha producido respetando al máximo el medio ambiente. La agricultura ecológica conlleva requisitos estrictos que tienen que ver con la calidad del producto, pero también con el uso responsable del agua, la energía y la tierra en todo el proceso de producción. El sello de producción ecológico , regulado por la Unión Europea desde 2009, recibe un interés creciente en España, aunque el consumo suele tener aún el escollo de los precios más altos.

    Páginas