De fábrica de sueños a almacén de pesadillas